Les Garrigues, el origen

La peculiaridad de les Garrigues proviene de su irregular orografía y sus plantaciones de almendros y olivares arbequinos, muchos de ellos centenarios y que representan el símbolo por excelencia que identifica la comarca de les Garrigues.  

Las fincas de nuestra familia están situadas en Juncosa de Les Garrigues, y se caracterizan por plantaciones de agricultura tradicional, con baja densidad de árboles por hectárea (entre 200 y 300 árboles/ha.). Estas condiciones favorecen unas prácticas agrarias sostenibles y respetuosas con el medio ambiente, a la vez que la obtención de una arbequina de altísima calidad.

Juncosa de Les Garrigues está en un territorio elevado de la comarca (500m de altitud), donde los ríos nacidos en la Sierra de la Llena han erosionado el terreno, formando valles y barrancos estrechos. La vegetación natural de la zona está constituida por encinas, pinos y ocasionales robles en las zonas más sombrías.

El clima de Les Garrigues es mediterraneo continental semiárido, con escasas precipitaciones y oscilaciones térmica elevadas, que propician Les Garrigues como un marco ideal para el cultivo de la arbequina.

Finca Oleura

Nuestro aceite virgen extra Oleura procede de la cuna originaria de la arbequina, Les Garrigues.

Los expertos sitúan el origen de las primeras plantaciones de arbequina en Les Garrigues, aunque todavía hoy existen controversias sobre si fue Jaume I quién llevó los primeros arbequinos de Mallorca sobre el siglo XIII o fué el Duque de Medinaceli quién las importó de Palestina en el siglo XVIII.